Desing Thinking, herramienta del diseño prestada a la gerencia empresarial

DESIGN-THINKING

Muchas veces se piensa que la gerencia lo que busca es conceptos y metodologías de moda, y que esa moda  pasa y no tiene mayor impacto en la gestión cotidiana de las empresas.

 

Sin embargo el Desing Thinking o pensamiento de diseño es una metodología tomada de los diseñadores y que tiene enorme impacto en la innovación, el diseño de servicios y en la creación de nuevos modelos de negocios.

 

Hoy por hoy, su metodología está siendo usada en los talleres de creatividad cuando se trata de aplicarla al diseño de productos, también en los programas de apoyo a los emprendedores, ya que permite conectar el producto con las necesidades reales del consumidor.

 

Sus planteamientos centrales son simples y de fácil aplicación y podríamos sintetizarlos en tres importantes aspectos:

  1. Usar la empatía para entender las necesidades, lo cual supone un ejercicio de observación, y percepción de los intereses del cliente, que permita en el extremos captar sus necesidades e intereses, aun las más ocultas. Significa a veces hacernos pasar por clientes o consumidores y padecer las vivencias igual que le ocurre a un cliente. Esa cercanía con la realidad, esa empatía total permite diseñar productos y servicios de valor agregado al cliente.

 

  1. El prototipado es otra herramienta que aporta mucho no solo en el diseño de productos sino también ayuda cuando se está diseñando un nuevo servicio. El prototipo es un boceto realizado con papel, cartón o material de bajo costo que permite ajustar y validar el diseño. Podemos prototipar servicios y también experiencia con un usuario.

 

  1. Otro aspecto novedoso de estas herramientas es la incorporación de metodologías Lean, es decir hacer las cosas de forma ágil, en ese sentido los procesos de diseño y prototipados se deben hacer rápidamente y validar con el cliente su aceptación. El ciclo de diseñar, validar y ajustar en función del feedback de cliente es otro de los aspectos claves de la metodología de Desing Thinking.

 

El Desing Thinking está basado en unos procesos simples que se dividen en tres etapas que se corresponden con las fases de: inspiración, ideación e implementación.