Emprendimiento, nuevos desafíos de viejas necesidades

Emprendimiento_Startup

Hablar hoy en día de emprendimiento, es un tema relevante para los economistas, los planificadores, las empresas innovadoras, pero también para los países.

 

Importantes programas gubernamentales han apoyado al emprendedor; reconociéndose de ese esfuerzo el surgimiento de las PYMES (La pequeña y mediana empresa) siendo referencia a nivel mundial como la mayor de fuente de empleo.

 

Sin embargo ese auge, no es algo nuevo, ante el agotamiento de los modelos de negocios tradicionales y ante la necesidad imperiosa de crear más valor en las nuevas empresas, se han incorporado nuevas metodologías y nuevas tendencias innovadoras, enfocadas a fortalecer el espíritu del emprendedor permitiéndole alcanzar mayores tazas de éxito.

 

Por otra parte, el mundo del emprendimiento es vasto,  reflejándose en diversas actividades por parte del nuevo emprendedor. Son emprendedores, el artesano que logra establecer un puesto de venta de su mercancía, al igual que el profesional que maneja las redes sociales, crea una marca y un negocio.

 

Actualmente, el gran caudal del emprendimiento, lo ocupan las empresas que usando la tecnología, los nuevos cambios en los consumidores están generando modelos de negocios innovadores que crean mercados competitivos y muchas veces inéditos. Esto ha dado origen al concepto de startup, el cual la ha definido muy bien Eric Ries: “Una startup es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”.

 

De esta definición destaca el hecho de que son organizaciones creadas bajo condiciones de incertidumbre, lo cual significa que no se tiene perfectamente definido los clientes, los precios o los modelos de negocios con los cuales finalmente alcanzaran el éxito.

 

Este punto es un aspecto crítico, pues reta al modelo tradicional de los emprendedores que diseñan “en papel” todo el mapa de negocios, sin la capacidad de ver la variabilidad, el ajuste y la flexibilidad de cambiar según los resultados que el mercado le indique.

 

En otras palabras, el viejo emprendimiento definía todo su modelo comercial y lo ejecutaba rígidamente según lo había establecido y proyectado. Siempre sustentado en la proyecciones financiera que ofrecía buenos retornos a la inversión.

 

Hoy cuando se maneja la expresión de startup, se hace referencia de emprendimientos que inician con un modelo de negocios que se va ajustando y modificando según se van haciendo pruebas en el mercado. Esa constante evolución, muestra una forma diferente de “diseñar” los negocios, una forma rápida, cambiante y abierta, que permite la modificación de las diferentes variables: precios, producto, canales comerciales, estructura de costos y gastos, entre otros. Absolutamente todas las variables se van ajustando en un modelo de propuesta, medición y ajuste.

 

Sabemos que los emprendedores  están en todas partes y que el enfoque del método Lean Startup puede funcionar con empresas de cualquier tamaño, incluso en compañías grandes, de cualquier sector o actividad.

 

El enfoque Lean Startup ha generado un impacto en el contexto del emprendimiento ya que por ser un enfoque ágil, permite proponer y ajustarse en función del cliente. Algunos principios de este enfoque son:

 

El espíritu emprendedor  es management: Una startup es una institución, no sólo un producto y, por lo tanto, requiere un nuevo tipo de gestión específicamente orientado a  este  contexto de incertidumbre extrema. Significa que se puede gestionar un emprendimiento siguiendo una secuencia de actividades.

 

Crear – Medir – Aprender: La actividad fundamental  de una startup es convertir ideas en productos; medir cómo responden los consumidores y aprender cuándo pivotar o perseverar. Todos los procesos de creación  de startups exitosas deberían  orientarse  a acelerar este circuito de feedback. Este ciclo de ajuste se inspira en el Desing Thinking que usa una mirada centrada en el cliente para validar la propuesta inicial o variarla según lo indique el consumidor.

 

Aprendizaje  validado: Las startups no sólo existen para producir cosas, ganar dinero o atender  a   los   consumidores. Existen para «aprender» cómo crear negocios sostenibles. Este conocimiento puede  orientarse científicamente llevando a  cabo  experimentos frecuentes que permitan a los emprendedores  probar todos los elementos de su idea. La apertura a los ajustes, a la flexibilidad y al entendimiento del mercado son aspectos cruciales del enfoque.

 

Si tu objetivo es ser un emprendedor triunfante debes tener presente estas ideas y comprender que la innovación es una condición sine qua non en el mundo del emprendimiento, ya que nos ofrece una metodología para acelerar y modernizar el modelo de negocios; permitiéndonos generar un startup, con mayores probabilidades de éxito a diferencias de las prácticas del pasado.

 

Alejandro Rivera Prato.